domingo, junio 23, 2013

UN EQUIPO CON TRES ARQUEROS


¿Cuántas veces en la historia del fútbol un equipo tuvo tres arqueros distintos en un mismo partido? Seguro deben haber algunos casos, quién sabe si con una cantidad mayor de porteros.

Se me vienen a la mente dos casos, el partido de 1996 en que la U. de Chile tuvo a Sergio Vargas, Aníbal Pinto y Víctor H. Castañeda en el arco, y el que les reseñaré ahora.

24 de octubre de 1996, Estadio Monumental de Colo Colo, cuartos de final de la Supercopa Sudamericana. El Cacique venía de rescatar un auspicioso empate a 1 contra Flamengo en Brasilia, por lo que el match de vuelta parecía una buena oportunidad para abrochar el paso a semifinales.

Un equipo bien afiatado daba cierta tranquilidad, partiendo bajo los tres palos con el buen oficio del uruguayo Claudio Arbiza.

Flamengo desde el comienzo trató de bajar las expectativas albas, y con un veterano pero siempre peligroso Bebeto, atacó en varias opotunidades el arco colocolino. Uno de esos intentos terminó con la lesión de Arbiza; a los 22 minutos de primer tiempo el portero trato de despejar un tiro que iba al palo y en ese afán se lesionó el hombro. Aguantó la molestia durante toda la primera etapa, pero finalmente dejó el puesto a Marcelo Ramírez.

Un sustituto de lujo, que no generó mayor preocupación en el cuerpo técnico y la hinchada.

Sin embargo, la noche no estaba para relajarse; a los 30 minutos del segundo tiempo Ramírez sale a rechazar un centro desde su derecha, y en la caída se lesiona la rodilla. Las caras de tragedia no se les sacaba nadie a los colocolinos; sin arquero de recambio, con un resultado incierto y un rival con la oportunidad para dar una estocada letal, tornaba en milagrosa una potencial clasificación.

El zaguero Pedro Reyes se puso la tricota y los guantes de Ramírez, transformándose en aval de un negocio demasiado arriesgado.

Sólo un inspirado disparo al arco de Marcelo Espina transformó el drama en júbilo (gol que sellaría la clasificación). En el trámite de esos últimos minutos, incluso el improvisado guardavallas se dio el lujo de despejar en dos ocasiones la andanada de un desesperado Flamengo.

A la postre triunfo por la cuenta mínima que clasificó a Colo Colo a la semifinal, pero que a su vez significaría el pasaje a una pesadilla: enfrentar a su bestia negra, Cruzeiro, que de la mano de un inspirado Palinha, doblegó una moral que venía muy alta tras la hazaña de los tres arqueros.

Sin duda un sabroso momento para el anecdotario del fútbol sudamericano, cuya síntesis pueden ver a continuación en un video del recomendable canal de Youtube Goles de Colo Colo.

sábado, junio 15, 2013

LOS ORÁCULOS DESASTROSOS DE LARRAÍN Y HERMÓGENES

www.hacienda.cl

“La inversión responde a las señales, no solamente al dinamismo actual de la economía, y en ese sentido algunas propuestas de los candidatos de la Concertación y el Partido Comunista están elevando la incertidumbre y afectando la inversión”.

Palabras del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, que no dejaron indiferente a nadie en  un ambiente político excitado con la campaña presidencial, y menos a aquellos que promueven cambios fundamentales en el Estado, todo en pos de un perfil más solidario y equitativo.

Sin ir más lejos, diputados de la oposición citarán al secretario de Estado para que explique sus términos, considerados por varios políticos como una verdadera campaña del terror.

En tanto, el empresariado en buena parte salió a respaldar los conceptos, como se puede observar en una nota de La Segunda ayer.

Sin embargo, estas reacciones destempladas ante las propuestas de cambios constitucionales y reformas tributarias ya habían sido inauguradas por Hermógenes Pérez de Arce días antes en una conversación con The Clinic; además de vaticinar un estado de anarquía, también instaló un panorama desastroso sobre las intenciones de generar una Asamblea Constituyente:

"Respecto a qué pasaría si en un próximo gobierno confluyen una crisis económica con la asamblea constituyente propuesta por Atria, Pérez de Arce dice que una intervención militar 'no se puede descartar nunca; cuando la gente hace trampas en el juego político y sobrepasa la Constitución, la solución puede venir de cualquier lado (…) no puedo predecir, pero sí predigo que si se lleva a cabo el proyecto de sus asesores constitucionales (de Bachelet) va a haber una crisis institucional en Chile'".

Y con el fuego encendido, otros echan más leña; hace unos días la Fundación Jaime Guzmán publicó en su web una infografía con un discurso muy similar.

Los chilenos aún no votamos y la derecha ya está proyectando un descalabro institucional ante una inminente derrota, siendo promotores de lo que denuncian; el ministro Larraín se pone el parche antes de la herida, procura disfrazar una inminente crisis económica que hundiría más la imagen de un gobierno, que a pesar de los buenos números macroeconómicos, no encontró solución (¿la buscarón realmente?) para poner fin al abuso y la inequidad que afecta a buena parte de los chilenos.

La imprudencia se espera en el discurso de un personaje incendiario como Pérez de Arce, no así de un ministro de Estado.

Con estos argumentos tan bajos y malintencionados en primarias, no quiero imaginar la mala fe que puede venir durante la campaña entre julio y noviembre.