martes, octubre 01, 2013

FLASH-BACK NOCTURNO


Por un momento pareció un viaje en el tiempo; escuchando "Un idioma sin fronteras" de Radio Exterior de España, leyendo una crónica de Revista Ñ, llevando el aire primaveral nocturno hasta al más recóndito de mis alvéolos.

Parecía 1995, tal vez 1996. Habitante de la medianoche molinense, aún con el uniforme liceano puesto, el receptor de onda corta en contacto directo con Madrid. Por la ventana las lechuzas buscaban ratones por los techos y las antenas de TV, incluso una me miraba con albo escrutinio. Todos duermen, menos mis anhelos y gustos... Y las blancas rapaces.

Me levanto de la silla y vuelvo a mi comodidad actual. Beso a mi esposa y a mis hijos, ya vencidos por el sueño. No hay lechuzas, ni tejas antiguas, sólo torres de departamento, ruido de calles, claxon, una urbe engañosa.

Pero el sentir es el mismo; la Radio Exterior conversando con un experto en la Guerra Civil Española, reseñando la última novela de Vargas Llosa. Leo la suculenta pluma de Juan Villoro, sus entrañables recuerdos sobre Roberto Bolaño. Es 2013.

La radio habla de Azorín, vuelve la Generación del 98, mi admiración por Unamuno. Salto otra vez en el tiempo, el "San Manuel Bueno Martir" que me negué a ser, esa "Niebla" que me cubrió bastantes años después de haber leído tan perturbadora "nivola".

Vuelvo al presente, y una cita que Villoro escoje de Bolaño, surgida de una conversación mutua y que es consignada en "Entre paréntesis", confirma que la dulzura de este ejercicio no es para nada oprobiosa, menos pueril: "Lo importante es que tenemos memoria. Lo importante es que podemos reírnos sin manchar a nadie con nuestra sangre. Lo importante es que seguimos en pie y no nos hemos vuelto ni cobardes ni caníbales".

No hay comentarios.: