martes, abril 09, 2013

Tensión en Corea: DIARIO DE BELIGERANCIA XII


Este miércoles todos están en alerta a ambos lados de la frontera en Corea; muchos interpretaron que las amenazas misilísticas de Pyongyang se cumplirán hoy, aunque no se ha visto en las últimas horas ninguna actividad militar anormal del norte en la costa este, lugar donde desplazó en la última semana misiles.

Digamos que las bravatas del régimen de Kim colaboraron en este ambiente de alerta, particularmente por el llamado a las reparticiones diplomáticas, empresas extranjeras y turistas en Seúl a evacuar o buscar formas de refugio ante un inminente ataque.

Frente a estos hechos, el almirante Samuel Locklear, jefe del Comando Pacífico de EE.UU. declaró ante el Congreso norteamericano que "los esfuerzos realizados por el régimen de Kim Jong Un para construir y probar armas de destrucción masiva representan una amenaza clara y directa a la seguridad nacional de EE.UU., la paz regional y la estabilidad".

No obstante, en las últimas horas, el corresponsal de VOA en Corea, Steve Herman, informaba que aunque la Marina surcoreana tiene dos destructores Aegis en la costa, dudaba de la realización de una prueba norcoreana con un misil Musudan (cuyo alcance es de 5 mil kilómetros), aunque no descarta otros métodos.

Se mantiene un tensa calma en Corea del Sur, Japón y EEUU.

Como anexo, vale la pena comentar los datos que arrojó la investigación gubernamental de los hackeos a bancos y medios de comunicación surcoreanos el pasado 30 de marzo; a saber, agencia Yonhap informó que los registros de acceso y los códigos maliciosos revelan que el ataque fue enviado por la Dirección General de Reconocimiento de Pyongyang.

Se trata de varios elementos que transforman este 10 de abril en una olla de presión, algo que pudo ser evitable para algunos, tal como lo plantea una interesante columna de Isabel Turrent publicada en periódico mexicano Reforma y reproducido por la revista Letras Libres.

El texto critica la política de sanciones y bloqueos de la ONU, lo que sumado a la disuasión verbal de China, dieron tiempo de prepararse a Kim Jong Il, que dejó a su hijo y actual gobernante la plataforma para mantener un "chantaje nuclear" que tiene a sus vecinos en alerta máxima.

El gran riesgo que supone Turrent en su columna es que Irán y Pakistán repliquen las condiciones, y así tener una moneda de cambio para disminuir su aislamento a nivel mundial, y ganar credibilidad a nivel local.

Seguimos atentos a los medios de comunicación, las versiones oficiales de Pyongyang y los twitteos de los corresponsales en la zona.

La gran esperanza del mundo es que esto no pase de bravatas.

23:40 p.m. del 9 de abril de 2013, hora chilena.

Fuente foto: Agencia KCNA

No hay comentarios.: