sábado, febrero 09, 2013

TABLERO DEPORTIVO LICEANO


Hace unos días miraba fotos publicadas en el Facebook de las nuevas generaciones del Liceo Luis Cruz Martínez de Curicó (colegio del que egresé en 1997), cuando me encontré con una imagen en que se veía a lo lejos, perdida al estar del mismo color de la pared (ver foto), la estructura de madera que servía de diario mural en todas las salas.

A decir verdad, eran varias tablas pegadas en la pared, que en mis tiempos se diferenciaba del resto del muro con color verde.

Lo claro es que la foto hizo saltar mi memoria, retrocediendo a 1995, año que cursaba 2° medio y me hice cargo de la publicación del diario mural.

Recuerdo que no quise remitirme a publicaciones ocasionales que pasaran al olvido, busqué un elemento que generara expectación entre mis pares con cierta frecuencia. Y el fútbol fue la clave.

Sin el bombardeo en tiempo real de noticias que tenemos hoy, si te perdías el noticiero de domingo o el programa deportivo, no te enterabas de que pasó en la fecha. Yo por esos años escuchaba hasta el final la transmisión de la Radio Chilena, que hacía un recorrido con todos los partidos y tablas de posiciones en todas las divisiones. Por ende, tenía toda la información para ordenarla en una hoja y publicarla a primera hora de la mañana en el diario mural (siempre era el primero en llegar a la sala).

Además, escuchaba los boletines de las radios de onda corta, con lo que me aseguraba de tener los resultados de las ligas europeas.

Era una gran satisfacción ver a casi todo el curso pegado al informativo, comentando los resultados y haciendo pronósticos respecto a la próxima fecha.

Pronto agregué una publicación a mediados de semana con la Copa Libertadores, la Supercopa y torneos europeos, con datos en su mayoría de la onda corta.

De las tantas publicaciones en ese año 1995, nunca olvido el seguimiento que hice a la liguilla de ascenso de la Tercera División, en la que Curicó Unido buscó su ascenso a segunda. Por desgracia, los albirrojos quedaron últimos, pero todos pudimos involucrarnos con la suerte del equipo de la ciudad.

Repetí la experiencia en 1996, con igual éxito... 

No me extraña que hoy no se ocupe; los jóvenes tienen las redes sociales para difundir noticias de curso, o deportivas.

Hoy guardo un buen recuerdo de un síntoma periodístico que se abría paso al futuro. Y además, el gusto por haber dado un buen servicio informativo futbolístico a mis compañeros de curso no me lo va a quitar nadie.

Foto: Facebook Liceo Luis Cruz M.

No hay comentarios.: