lunes, enero 21, 2013

EN BUSCA DEL PRIMER ALKEYNO EN CHILE



Como en el caso de Ulises Lima y Arturo Belano procurando hallar a Cesarea Tinajero en “Los Detectives Salvajes”, la búsqueda de uno de mis orígenes está obligando a un desplazamiento físico, a llegar al punto de partida de lo que tiene ribetes de leyenda.

De ello me convencí hoy mientras buscaba una aguja en un pajar; en las primeras ediciones del periódico “El Maule” de Constitución, trataba de encontrar referencia a alguna persona con apellido Alkeyno en la zona.

La revisión de 1877 y 1878 no arrojó resultado positivo en esa línea. Sin embargo, me fue útil para dar algún punto temporal al hecho que motivó mi búsqueda; en edición del 5 de enero de 1878, bajo el título de “Cartas sobrantes del cuarto trimestre de 1877”, aparece el nombre de mi bisabuelo, Nemesio Alcaíno (Nemecio en la publicación), lo que viene a ubicar su cambio de nombre en esa década o la anterior.

Claro, ya que don Nemesio, oriundo de Putú y quien fuera juez de subdelegación de esta localidad (una especie de sheriff rural), fue bautizado con el nombre de Elemencio Alkeyno, lo que vino a cambiar bastante los orígenes de mi familia paterna.

Cuando supe semejante antecedente, me lancé de cabeza a indagar en internet más sobre los Alkeyno, aunque con escaso éxito; lo principal se vincula a la figura de doña Juana Alkeyno de Salgado, activista por los derechos de las mujeres, además de fundadora de hogares para niños y centros de madres, hechos que la hicieron merecedora al título de la mejor madre de Chile, según consigna El Mercurio el 2 de junio de 1959.

Su nombre aparecía en varías páginas con árboles genealógicos, que me ayudaron a contactar a sus descendientes, quienes podrían tener más datos de los orígenes.

Logré intercambiar correos electrónicos con una nieta y una bisnieta de doña Juana, quienes me entregaron elementos valiosos, pero que abrieron nuevas dudas. En primer lugar, confirmaron que era originaria de Constitución (muy cerca de Putú), lo que centra la búsqueda en la zona.

Respecto al origen del apellido, ambas coincidieron en que se habría tratado de un marino griego que llegó a Constitución, y que sería el primer antecedente de la familia en Chile.

Lo poco que he podido indagar en páginas griegas me da resultado negativo respecto al apellido. Por algunas semejanzas fonéticas, me atrevo a decir que parece de origen turco (dicho sea de paso, Grecia pertenecía al Imperio Otomano en esos años), pero son meras especulaciones personales.

No obstante, más allá de los hechos, la historia que se ha tejido en torno al primer antecedente de los Alkeyno en Chile es apasionante y todo un enigma por dilucidar; escudriñar en los orígenes y encontrarse con ancestros inimaginables es toda una posibilidad cuya investigación es un imperativo.

Claramente Constitución se transforma en mi desierto de Sonora, si seguimos haciendo el paragón con la novela de Roberto Bolaño. Todo un desafío, quien sabe si con hechos o sólo más leyendas. Pero, sin duda, una búsqueda determinante y necesaria.

No hay comentarios.: