martes, diciembre 11, 2012

LA PATRAÑA DEL CINTURÓN DE FOTONES



Creo que tenía unos ocho años, cuando los rumores de oscuridad total en el planeta me atemorizaban; adultos y niños decían que varios días de tinieblas cubrirían el globo, algo que podría ser contrarrestado con velas benditas, única lumbre que superaría el portento.

Pasaron los días, las semanas, y la oscuridad prolongada jamás llegó.

En 1998 llegó a mis manos una edición de la Revista Revelación en la que se hacía mención a un fenómeno muy similar al de mi infancia, bajo el nombre de Cinturón de Fotones; según los difusores de este mito, la Tierra entre marzo de 1998 y septiembre de 2001 iba a entrar de un supuesto anillo de radiación, perteneciente a la estrella Alción, que traería tres días de oscuridad y luego dos mil años de luz ininterrumpida. (Revista Revelación N° 18, 1997).

Obviamente, los plazos se cumplieron, y las tinieblas otra vez se postergaron. Otra fecha fallida. Sin embargo, los impulsores de mitos no cesarían.

Ahora la patraña del Cinturón de Fotones se enlaza con el cuento del fin del mundo maya, para datar ahora los días de oscuridad entre el 20 y 22 de diciembre de 2012. Otros han agregado extraterrestres a la fábula, haciendo cundir el pánico entre los más crédulos.

La NASA y diversas instancias científicas han procurado descartar la supuesta teoría. Sin embargo, la andanada de información basura que cunde en los medios de comunicación es difícil de contrarrestar.

Lo claro es que cada cierto tiempo nos inundan de rumores apocalípticos, quién sabe con qué intenciones, pero nunca con un cumplimiento preciso de lo vaticinado.

Por ende, el llamado es a hacer caso omiso a las patrañas, además de mirar siempre con un ojo crítico y racional toda información que nos llegue, confiando en la ciencia que con sus limitaciones, es el camino más confiable.

Si del Cinturón de Fotones dependiéramos, al Universo se le caerían eternamente los pantalones.

1 comentario:

Yo Mismo dijo...

Siempre se pasa bien leyendo tu blog. Es de una temática variada y a veces me trae hasta nostalgia, incluso cuando toca cosas que yo no viví personalmente.
Sigue blogueando, bro...

Saludos antípodas,
Os