miércoles, diciembre 19, 2012

Inaceptable acoso a periodistas: INTENTAN AMEDRENTAR A QUIENES INVESTIGAN SOBRE LA DICTADURA


El año pasado alzábamos la voz por el trato que recibieron colegas de la prensa durante las marchas estudiantiles. Hoy debemos hacer lo propio para rechazar los robos y actos de amedrentamiento que están sufriendo periodistas dedicados a la investigación, y que han revelado temas fundamentales respecto a excesos durante la dictadura (1973-1990).

Es el caso de Mauricio Weibel, presidente de Unión Sudamericana de Corresponsales, periodista de la Agencia Alemana de Prensa y de Reporteros Sin Fronteras, además autor de investigaciones como "Asociación Ilícita: Los Archivos secretos de la Dictadura".

Recordemos que este libro sacó a la luz antecedentes, como que el diputado Alberto Cardemil estaba encargado del análisis y distribución de  fichas de opositores que utilizaban los servicios de seguridad de la dictadura.

El profesional sufrió el fin de semana el robo de dos notebook con documentación y borradores de la segunda parte del libro antes mencionado. Horas antes su auto había sido sustraído frente a su casa. Además, una persona vestida de carabinero visitó su anterior domicilio, intentó interrogar al conserje, y luego se retiró en un taxi.

Como colofón, el domingo un desconocido fue sorprendido fotografiando la casa, y más tarde robaron objetos desde el antejardín.

Pero no fue el único caso; ese mismo fin de semana robaron el disco duro de respaldo al periodista Javier Rebolledo, autor del libro “La danza de los cuervos” que trata sobre los excesos de la DINA y la CNI.

El coautor de "Asociación Ilícita" Carlos Dorat asegura que recibió llamadas telefónicas, que al contestar quedaban en silencio.

Finalmente, los periodistas Cristóbal Peña, autor del Libro "Los Fusileros" y la corresponsal del New York Times en Chile Pascale Bonnefoy, habrían sufrido robos en sus casas.

Lo claro es que hay un patrón (incluída Bonnefoy, autora en 2005 de "Terrorismo de estadio. Prisioneros de guerra en un campo de deportes"): todos han investigado sobre la dictadura y sus excesos, lo que hacer pensar en ex simpatizantes de Pinochet y compañía tras esta seguidilla de acosos.

El Gobierno ha repudiado los hechos, a garantizado protección para los afectados y ha mostrado confianza en los que las investigaciones arrojen.

Esperamos que las indagatorias lleguen hasta los responsables, ya que se pretende reflotar prácticas contra la prensa que parecían desterradas en democracia.

No actuar con firmeza y penas ad-hoc, dotaría de nuevos bríos a quienes se niegan a dejar el pasado de odio y tortura atrás, y más aún, tornará en aceptable el hostigamiento a la prensa que puede resultar incómoda para algunos.

Todo el apoyo a los colegas, estamos con vuestro afán que hacemos nuestro.

Los dejo con el audio de la entrevista telefónica respecto al caso que le hice en Radio Usach a Mauricio Weibel.

No hay comentarios.: