lunes, octubre 15, 2012

FRECUENCIA PROCAZ



No sé si han notado que en varios sitios de internet en que transmiten partidos de fútbol, hay una suerte de chat en que hinchas de los equipos (y a veces otros que no lo son) se bombadean con epítetos de grueso calibre antes, durante y después del partido.

Se trata de un espectáculo que en ocasiones resulta más entretenido que el propio lance deportivo. Fenómenos de la era digital, dirán algunos.

Sin embargo, antes de la masificación de internet ya existían experiencias similares de disputas arteras y anónimas.

15 de diciembre de 1996, eliminatorias Francia 98, partido entre Argentina y Chile en Buenos Aires. Recién había encendido mi receptor de onda corta para tratar de oír los comentarios previos de Radiodifusión Argentina al Exterior.

Paseaba por la banda de 31 metros, cuando de improviso di con una frecuencia y un sonoro “chileno come ñaco”.

Intrigado por el breve pero insultante fonema, me quedé pegado esperando una respuesta. Al minuto resuena con furia un “argentino conchadetumadre”.

Fue el comienzo de un verdadero rosario de improperios de lado a lado, pausado con silencios, que escuché por media hora, como si se tratase de un duelo clasificatorio al mundial de la procacidad, sin reglas.

Incluso, en la mitad de mi audición, entró un boliviano que las emprendió contra chilenos y argentinos.

Lo gracioso es que muchos de estos epítetos eran de carácter local, lo que hacía pensar que en muchos aspectos se trataba de un diálogo de sordos.

Reía de buena gana, aunque lamentaba no tener un equipo de radioaficionado para unirme a tan “académico” duelo verbal. Pronto la falta de ingenio de los retadores me aburrió, y me dedique a buscar la emisora argentina.

Traté de dar nuevamente con la frecuencia después del partido e incluso antes de otro duelo eliminatorio, pero al parecer estos debatientes coprolálicos mudaban su lugar de riñas.

Como podemos captar, los hinchas del fútbol se han dado siempre la maña para descuerarse a garabatos. Así que no culpen al internet.

No hay comentarios.: