martes, abril 05, 2011

Radio UC: DE LA WEB A LA AM


Hace unos tres años comenzó a hacerse habitual ver micrófonos con el logo Radio UC en diferentes actividades de prensa. En una oportunidad me acerqué a uno de los colegas en ciernes para conocer respecto al medio, recibiendo como respuesta que se trataba de una señal interna de la universidad que servía de taller radial para los estudiantes de periodismo.

Al poco tiempo, una señal on line los puso en el ciberespacio, como una posibilidad para ser oídos por más gente. Sin embargo, hace unas semanas me encontré con la sorpresa de que la Radio UC hoy ocupa la frecuencia 660 AM que algunas utilizó la legendaria Radio Chilena.

Desde mi perspectiva, la cosa cambia. Se me ocurre que los muchachos de la UC se sienten de forma diferente desde el momento en que la señal pasea por los aires, con la posibilidad de que cualquiera con un receptor AM los escuche.

Hacer radio de verdad es pura tradición, aprendizaje… Algo que los futuros periodistas de la UC deben agradecer, como una forma de entrenar “al aire”, con los nervios y pulso propios de las emisiones en vivo.

Y por otro lado, es una inyección de vitalidad para la alicaída Amplitud Modulada, que desde hace tiempo va perdiendo raigambre en el auditor radial. Entrega una mayor diversidad.

Además, recuperan un monumento de la radiotelefonía nacional… la frecuencia de Radio Chilena.

Felicitaciones a Radio UC y las autoridades de la casa de estudios. Y que el entusiasmo que se oye ahora en el 660 AM dure.

lunes, abril 04, 2011

RECESO INDEFINIDO… FACEBOOK Y TWITTER EMBRUTECEN…


.-. . -.-. . ... --- .. -. -.. . ..-. .. -. .. -.. --- - .-- .. - - . .-. . -- -... .-. ..- - . -.-. . En clave morse anuncié mi retiro momentáneo de las redes sociales...

Me aburrí de la vida paralela de internauta, de perder tiempo leyendo cómo los narcisistas, exhibicionistas, figurones y otras subespecies siguen mostrándose a destajo, con millones de fisgones y voyeristas ansiosos..

Me harté de “revisar Facebook o Twittear”, como si se tratara de una función fisiológica… Saqué el notebook del velador, y lo cambiaré por una lámpara… leeré, escribiré, bromearé, jugaré ocupando el tiempo que los bytes me absorbían..

Huiré a la vida real, respiraré los olores de los libros, los diarios, los pasquines… preguntaré a un transeúnte cualquiera porque el sapo de micro le pegó una patada a un escolar… seguiré disfrutando de la magia de la radio, sin hacerme cargo de los rumores escritos con mala ortografía y en caracteres limitados….

Dejaré de descomponer el intelecto, sintetizar la experiencia humana. En mi camino de vuelta, escupiré a McLuhan. De vuelta a la raíces, a las relaciones interpersonales, a la charla animada y amena, a los tufos, a la saliva que salta tras una carcajada..

Cito a Henry Threau: “Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar sólo los hechos esenciales de la vida, y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido (…) Quise vivir profundamente y extraer toda la médula de la vida, vivir en forma tan dura y espartana como para derrotar todo lo que no fuera vida…” ..

Pero no se preocupen, mis lectores. Seguiré escribiendo acá... este será mi único nexo con el ciberespacio... Nada más...