viernes, julio 29, 2011

LAS NUEVAS ANDANZAS DE MIGUEL BARRIGA


Somos pocos los que recordamos a un grupo de muchachos oriundos de Valdivia, que a fines de la década de los 80 y buena parte de 90, hicieron de la ironía y el humor caldo de cultivo para hacer música.

No muy bien tratados por circuito radial, Sexual Democracia marcó a una generación que encontró en sus líricas el vehículo perfecto para aprender a soltar la lengua tras años de comportamiento verbal ejemplar, gracias a la tutela infranqueable de la dictadura.

Fue así como surgieron hits de cassette, como "Los pitutos", "Parece que me quieren echar", "Profanador de cunas". Luego vendría un discurso y lenguaje más radical con "Sudamérica Suda", para luego diluirse en el tiempo.

Pasaron varios años sin saber demasiado del grupo, y menos de su carismático líder, Miguel Barriga.

En 2007, lo volví a ver en la Cumbre del Rock Chileno, en el Estadio Nacional, y luego se me desapareció hasta la entrevista que le hicimos hoy en la Radio Usach.

Y se mantuvo vivo, tratando de seguir vigente, con el humor y optimismo acostumbrado.

En la entrevista nos habló de su experiencia en el café concert, de la nueva etapa de Sexual Democracia y los recuerdos de una época de dulce y agraz.

Aquí está el audio de la entrevista.


martes, julio 26, 2011

CICLOVÍAS EN SANTIAGO, TIERRA DE NADIE…


El placer de recorrer la capital arriba de la bicicleta sería inconmensurable, de no mediar por una serie de factores que lo tornan a ratos (o tramos) molesto.

No hay conciencia, ni reglas claras.

Por un lado, al común de los peatones le importa un comino caminar por las ciclovías de la capital como si se tratara de un paso peatonal, a veces lo hacen con grandes cargas. Uno se ve obligado a detener la marcha continuamente, a pasar malos ratos frente a la falta de respeto por estas rutas; la Ley de Tránsito en el artículo 2º justamente las define como “espacio destinado al uso exclusivo de bicicletas y triciclos”, lo que es reafirmado en el artículo 133.

Otras veces los automóviles quedan atravesados en la mitad de los pasos para bicicletas, sumando una nueva fuente de disgustos.

En suma, es cómo si las bicicletas fueran invisibles para el común de los chilenos.

Pero los ciclistas no siempre son lo suficientemente concientes. Es común ver a muchos circulando en una ciclovía contra el sentido establecido, o sin el casco de seguridad, o con cargas enormes.

La Ley de Tránsito está lejos de colmar las expectativas de los usuarios de la bicicleta en el país. No observo sanciones claras para los peatones o automovilistas que infrinjan la ley, tampoco veo a Carabineros con una actitud proactiva en pos de cumplir la normativa.

Por otro lado,hay zonas en que la diferencia entre vereda y ciclovías lo marca una línea amarilla, que nunca es considerada por los transeúntes (por ejemplo, Alameda a la altura de Amunátegui, lugar en que existe un paradero de colectivos). Esa falta de claridad es causa de muchos accidentes y malos ratos.

O sea, las ciclovías se transforman en una tierra de nadie, y en un riesgo permanente para los cultores de la bicicleta.

El 11 de junio de 2009, la ex Presidenta Michelle Bachelet envió al parlamento un proyecto de ley “que incentiva el uso, fomento e integración de la bicicleta”. Sin ser la mejor legislación, si colma algunos vacíos, asigna deberes al Estado (haciendo hincapié en las municipalidades), y establece algunas presunciones de responsabilidad algo ambiguas en caso de accidente.

No obstante, sigue sin superar el primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados, con sucesivos retiros de urgencia.

En el plano de las ciclovías, la Cámara de Diputados se puso en discusión en la Comisión de Obras Públicas, Transportes y Telecomunicaciones, la modificación de la ley de tránsito para regular la circulación de ciclistas y peatones.

Se trataba de incorporar al artículo 29 el siguiente inciso: “Se prohíbe asimismo a los peatones transitar por ciclovías, como también a ciclistas transitar por calles o avenidas. Pero si en la zona donde se pretendiere transitar a través de bicicletas no existieren ciclovias, se podrá circular por la acera con la debida diligencia y cuidado”.

Con algunas objeciones a la propuesta (en particular a la prohibición en calles), era un buen punto de partida de debate para definir áreas de tránsito y evitar accidentes. Pero la normativa está estancada, sin urgencia, en primer trámite, y sin el patrocinio de los diputados.

En suma, no hay voluntad política, ni de la comunidad. Una mala postura que no va en concordancia con otros países de OCDE (entidad a la que pertenece Chile cada día con menos propiedad), que promueven el uso de transportes menos contaminantes y que s su vez promueven una mayor economía familiar, el esparcimiento y la salud.

viernes, julio 15, 2011

LA NIEVE DE LAVÍN

A propósito de la serie de playas sui géneris que se han dedicado al ministro de Educación, Joaquín Lavín, me acordé de los balnearios urbanos que habilitó en la capital en los veranos durante su período como alcalde de Santiago, y que apuntaban a los sectores socioeconómicos bajos.

Los mismos que buscaban ser satisfechos en el invierno con la famosa Nieve de Lavín, instalada hacia 2003 en el Parque de Los Reyes.

Un mediodía de ocio, junto a mis amigos Osmar Mamedo y Marco Espinoza, nos arreglamos para entrar en esta atracción popular, que estaba reservada para niños.

Como Marco andaba con cámara fotográfica, nos identificamos como equipo reporteril, que buscaba hacer un reportaje gráfico testimonial sobre la iniciativa edilicia.

A regañadientes nos dejaron entrar.

Era gracioso vernos haciendo fila junto a cientos de infantes, para lanzarnos en neumáticos por una pendiente de nieve (ejercicio que me costó sobremanera, dicho sea de paso). Incluso uno de los encargados de velar por la seguridad de los niños nos preguntaba si habíamos tenido infancia.

Luego vendría una guerra con bolas de nieve, que terminaría por evidenciar la inexistencia del equipo periodístico, el reportaje y la noticia.

Finalmente, nos pidieron salir del “centro invernal” improvisado, lo que hicimos sin protestar, con las posaderas frías y mojadas por el deslizamiento en la nieve, además de la risa a flor de labio. Si no lo creen, están las fotos en un nostálgico blanco y negro…

lunes, julio 04, 2011

Y ME-O ESTÁ DISPONIBLE


Hace muy poco vaticinaba, en este mismo espacio, que Marco Enríquez-Ominami será, por desgracia, Presidente de Chile en 2014. Mantengo el pronóstico, ahora ilustrándolo con la entrevista que le hicimos en Radio Usach el pasado 28 de junio.

Más allá de la contingencia, me centré en clarificar su anhelo presidencial, que a partir de sus palabras se mantiene firme.

“Todas la razones que me llevaron a ser candidato presidencial en 2009 siguen vigentes”, comentó abriendo la puerta a una nueva postulación. Y agrega: “No tengo ningún problema en volver a encarnar los sueños de miles de chilenos, haré lo que sea posible para estar a la altura de esos sueños”.

Y es tal la confianza que se tiene que está dispuesto a ir a primarias con quien proponga la Concertación, a sabiendas que la maltrecha popularidad de este verdadero antiguo régimen, le garantizará el triunfo.

Varias ideas que surgieron en esta conversación, y cuyo extracto refiriéndose a la futura postulación a La Moneda, comparto con todos mis lectores.

viernes, julio 01, 2011

ALGUNOS RECUERDOS DE COPA AMÉRICA


El 12 de julio de 1987 quedó marcado a fuego como el recuerdo más antiguo y amargo de la Copa América. Final Chile y Uruguay en cancha de River Plate, minuto 56, Pablo Bengoechea aprovecha un balón que dejó rebotando Roberto Rojas y marcó el gol del triunfo.

Primera imagen que sería una tónica aún más dramática con el pasar de los años. Sin embargo, más allá de esa primera impresión infantil, decidí rescatar episodios más agradables del torneo continental, que han quedado en mi memoria.

El perro de hortelano

En Ecuador juraban a pies juntillas que la Copa América de Brasil 1989 sería el fin de los sueños frustrados, sentimiento que se respiraba en cada ciudad, algo que palpé en Ibarra y la gran cantidad de burlas triunfalistas que me llegaban.

Junto a Chile y Uruguay buscaban el paso al cuadrangular final, aunque la Celeste tenía el pasaje casi asegurado.

Ecuador debía empatar o derrotar a Chile para hacerse con la clsificación. Chile estaba casi desahuciado; debía golear a la tricolor por más de tres goles. Algo que estuvo a punto de suceder cuando Juan Carlos Letelier marcó el 2-0 sobre el final del partido. Sin embargo, el tanto de Raúl Avilés a los 89 minutos freno el entusiasmo, pero no sirvió para el anhelo ecuatoriano.

Al otro día las burlas cambiaron de sentido… con mi padre hablábamos del “perro del hortelano”: No clasifica, ni deja clasificar.

¿Yáñez, Rubio o Zamorano? … ¿O los tres?

El titular de Las Últimas Noticias del 14 de julio de 1991, que se preguntaba si era adecuado o no poner a los tres delanteros citados contra Paraguay, me quedó grabado en la memoria.

Un triunfo o un empate bastaban para pasar al cuadrangular final de la Copa de 1991 en Chile, luego que en el preliminar Argentina derrotara a Perú.

Sin embargo, esa tarde de noche en el Estadio Nacional no hubo margen para cálculos mezquinos, y la selección de Arturo Salah derrochó talento y goles derrotando a los guaraníes por 4-0. Mención especial para la bolea de Fabián Estay que significó el 3-0 parcial.

Pero sólo fue un fogonazo de genialidad; Chile terminó tercero, con un cuadrangular final para el olvido. Todavía se lamenta no ganar la copa en casa.

El destape de Richard Zambrano

El paso por la sede de Cuenca, en la Copa América Ecuador 1993, no pudo empezar peor; caída 1-0 ante Paraguay, y con Brasil mostrando los dientes para el segundo partido.

Los temores de la hinchada eran justificados, más aún si Iván Zamorano, figura del Real Madrid, sólo llegaría al cierre ante Perú.

No obstante, la apertura de la cuenta de José Luís Sierra a los 15 minutos sirvió de tonificante, que hizo menos doloroso el empate de Müller.

Luego vendría el show de un silencioso Richard Zambrano, que llegaba a la selección por su buen desempeño en la U. de Chile, y que esa fría noche ecuatoriana tuvo su destape absoluto: dos goles que sirvieron para derrotar a Brasil 3-2 y esperar a Perú con la moral alta y Zamorano de titular.

No sirvió de nada, en el último match, los albirrojos ganaron 1-0 y la desazón volvió a inundar una Copa América.

"Un equipo calificado"

Salto hasta Paraguay 1999, y la última actuación aceptable de Chile. Después de una primera fase discretísima, clasificando como mejor tercero y con la calculadora en la mano, el equipo de Nelson Acosta se encuentra en cuartos de final con Colombia y una campaña perfecta y cara de campeón.

Optimismo que se transformó en arrogancia, luego que el técnico cafetero Javier Aguirre llamara a Chile un “rival calificado”.

Por la boca murió el pez; el 11 de julio de 1999, en la ciudad de Luque, una tarde inolvidable de Pedro Reyes (con dos goles) más la rúbrica de Zamorano sentenciaron la eliminación colombiana por 3-2.

Nuevamente fue, empero, un veranito de San Juan, ya que se perdió con Uruguay en penales la semifinal y el premio de consuelo con México. Chile termino cuarto.

En cuanto al señor Aguirre, Chile volvió a ser su piedra en el zapato en el preolímpico de Londrina 2000.

Después de golear a Chile, podía perder hasta por 7-0 con Brasil y pasar al cuadrangular final. Perdió 9-0 y le dio los pasajes a la Roja, que conseguiría la clasificación a Sydney 2000.

Pasajes que me quedaron en la memoria, y que además les brindo en video. Disfrutenlos.

Foto: www.copadeamerica2011.com

Videos: Traffic Sports en You Tube