viernes, enero 08, 2010

RENACER EN EL FRAGOR DE LA OPOSICIÓN II


Hace unos días, citaba una columna de José Antonio Gómez para reflejar la falta de confianza que existe en las filas concertacionistas respecto a la candidatura presidencial de Eduardo Frei y la conciencia de la opción de ser oposición en 2010.

Pues bien, quien también hace mención a tal posibilidad -aunque con un dejo de optimismo, con alguna chispa de esperanza- con una crítica por la falta de renovación o "refundación", es Agustín Squella en su columna de hoy en El Mercurio.

"Creía en ese momento, como creo ahora, que una coalición que ha estado 20 años en el gobierno tiene perfecto derecho a querer continuar en él, puesto que la política no es otra cosa que la actividad destinada a conseguir, ejercer y conservar el poder, aunque tiene también el deber de ofrecer renovadas y convincentes razones para que sus adherentes continúen respaldándola" dice, agregando luego que "triunfe o sea derrotada el 17 de este mes, la Concertación será refundada. Tarde, desde luego, pero refundada al fin, asumiendo mejor, según espero, su condición de auténtica coalición de centroizquierda. Si triunfa, será refundada disfrutando el analgésico del poder, pero si es derrotada, la refundación tendrá lugar en medio del dolor y las recriminaciones que producirá la fractura que alguna vez tuvo el diagnóstico más benigno de simple esguince o torcedura".

Las evidencias de una carrera mal corrida, de una coalición maltrecha, son elocuentes y comienzan a abrir la duda entre adherentes. Sin embargo, a nadie he escuchado ni leído decir que es el fin definitivo del arco iris; Gómez ve una nueva Concertación y Squella habla de "refundación con dolor".

El llamado a una renovación suena fuerte, retumba entre los militantes, en el ciudadano a pie, en el taxista. Sólo así es posible que la confianza vuelva, y tal vez el poder. Porque, tal como lo muestra la foto, Frei y la Concertación, en la segunda vuelta, están hundidos.

Foto: La Tercera

No hay comentarios.: