martes, agosto 11, 2009

SANTIAGO-TRONDHEIM


La radiodifusión de vez en cuando nos trae sorpresas. Las ondas, como ánimas penitentes pueden llegar hasta los confines más insospechados. De eso me di cuenta hoy por la mañana.

Me encontraba cumpliendo mis labores periodísticas en la Radio Usach, cuando en medio de una conversación con el jefe técnico, éste me comenta que recibieron un correo electrónico desde Noruega, específicamente de Trondheim, de una persona que logró captar nuestra señal AM.

-¿Noruega?- repliqué yo, sin poder dar crédito a una aseveración tan increíble.

Le pedí a Iván que me mostrara el correo y el audio que Odd-Jørgen (el lejano auditor, casi extraterrestre) nos envió de la transmisión; comenta que es un "coleccionista de transmisiones", que el pasado sábado se topó con una señal del 124 AM a las 4 UTC y quería saber si existía la emisora.

Tras leer a la rápida, con ansiedad le pedí a Iván que descargara el audio... fue una sensación entre emocionante y tenebrosa; sonaba como si desde el más allá hubiesen captado la programación habitual buscando migajas de vida, como si a miles de años luz una civilización nos pudiera escuchar.

Con el avance de la tecnología y las comunicaciones también se podría tratar de un truco o una broma... sin embargo, mantengo mi espíritu romántico y me entusiasmo con esas débiles ondas hertzianas que cual salmón contra la corriente, superaron las barreras de un extremo a otro del planeta para cumplir su labor: comunicar.

Vaya satisfacción.

La siguiente puede ser una insignificancia, una tontería para muchos. Para mi, es una razón más para seguir haciendo radio... se trata del audio que nos envió nuestro amigo Odd-Jørgen

No hay comentarios.: