viernes, abril 10, 2009

FACTOR SIMPATÍA


Hace unos meses atrás no me habría atrevido a calificar como simpático a este personaje. Sin embargo, tras el accidente de su hija, el ministro de hacienda Andrés Velasco se ha transformado en el "regalón" de la gente, algo que revelan las encuestas (57% de aprobación en la última Adimark) y la opinión de la calle.

Hace unas semanas, cubriendo una actividad en La Moneda, me encontré con un sonriente secretario de estado, amable con la prensa y abierto a responder las preguntas. Absolutamente distinto al antiguo Velasco, más distante, a veces hasta pedante.

Este cambio, obviamente gatillado por el apoyo público en el calvario que significó la convalecencia de su hija Ema, no sólo lo impulsó en el respaldo popular, sino que genera una atmósfera de presidenciable.

Ya lo hizo ver Joe Black en una columna de Reportajes de El Mercurio el domingo pasado, donde incluso se hacen las semejanzas con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en cuanto edad, estudios en Harvard, adicción al trote o matrimonio a edad madura.

Sin embargo, hay un dato que no tomó en cuenta Black para completar el análisis: es la similitud entre la aprobación de Bachelet como ministra de defensa en 2005 y de Velasco ahora. Eso fue determinante para la nominación de la actual Jefa de Estado.
Y dado el escaso entusiasmo que genera Eduardo Frei en la ciudadanía, el titular de hacienda asoma como la carta presidencial más potente de la Concertación, y un rival de temer para Sebastián Piñera.

Por esto, no me extrañaría una nominación de último minuto, que dote a la Concertación de un quinto período. La desesperación desencadena eventos inusitados.

No hay comentarios.: