sábado, febrero 14, 2009

POR CULPA DEL NAZIONISMO


La semana pasada aparecía en El Mercurio (cuerpo de reportajes, domingo 8 de febrero) un pequeño recuadro, cuya foto daba cuenta de un rayado en la puerta de la ex sinagoga ubicada en calle Serrano, centro de Santiago, pidiendo paz para la Franja de Gaza.
La comunidad judía de la capital de inmediato pidió precaución a las autoridades, aunque la frase escrita en el portón de fierro no es nada comparada con los ataques antisemitas en todo el mundo.
Basta revisar la prensa en el último mes:

CARACAS (AP) - Coincidiendo con las reciente críticas de Hugo Chávez a la ofensiva militar israelí en Gaza, se han registrado últimamente varios episodios de hostigamiento de judíos residentes en Venezuela, cuya principal sinagoga fue blanco de una agresión.El presidente Chávez no ha criticado a los israelíes ni a los judíos en general, sino a su gobierno, y niega vehementemente que esté fomentando la intolerancia religiosa.Pero desde que comenzó su campaña antiisraelí se han sucedido varios incidentes, que tuvieron su mayor expresión en el ataque que sufrió la principal sinagoga de la capital la noche del 30 de enero, cuando un grupo de desconocidos destrozó objetos sagrados, pintó insultos dentro del centro y se robó una computadora. El Nuevo Herald

El ataque contra la sinagoga del Call de Barcelona, el pasado 29 de enero, es la cuarta agresión que sufre una institución judía desde la ofensiva israelí sobre Gaza. La irrupción de un hombre con apariencia paramilitar causó heridas a un trabajador y ocasionó desperfectos materiales, según la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE). El asaltante ha sido detenido. Esta federación religiosa ha denunciado también las pintadas al monumento en Oviedo a las víctimas españolas en el campo de concentración de Mauthausen (Alemania). El País de España

Dos personas fueron detenidas por lanzar un zapato y varios libros al embajador de Israel en Suecia, Benny Dagan, cuando este pronunciaba anoche un discurso en Estocolmo sobre las próximas elecciones en su país. La radio pública sueca informó hoy de que Dagan estaba hablando ante una cincuentena de personas, cuando desde el público le lanzaron un zapato y varios libros. La Vanguardia

Así, suma y sigue. El rechazo a las operaciones militares de Israel en territorio palestino, comparable incluso con la Blitzkrieg de la Alemania Nazi en 1939, comienza a hacerse evidente.

Podríamos hablar de Nazionismo, y no es una exageración; arrasan con territorios completos, ponen en marcha una maquinaria bélica inmensamente superior a la milicia palestina, armada casi exclusivamente con resorteras. Y esa andanada de cohetes y misiles terminan con la vida de civiles, una buena parte de ellos niños.

Esta actitud desafiante y matonesca, genera los anticuerpos suficientes para que el mundo entero censure la campaña militar, y en muchos casos alimenta un odio que a muchos nos hace mirar los libros de historia como oráculos con malos augurios.

La “Noche de los cristales rotos” (Kristallnacht), de noviembre de 1938, es recordada por que tropas de asalto y ciudadanos comunes saquearon hogares y negocios judíos en decenas de ciudades alemanas, destruyendo edificios con mazos y golpeando a gente, lo que fue la antesala del Holocausto durante la II Guerra Mundial. Lo que pocos recuerdan es que este hecho deleznable fue precedido de rayados en sinagogas y ataques verbales a la comunidad hebrea.

Con esto no digo que se acerca una nueva persecución, pero si que se está creando un caldo de cultivo peligroso.

Principalmente hay que apelar al gobierno del Estado de Israel, encabezado por lo general por ex militares, para quienes la diplomacia es el lugar donde se fabrican los diplomas.

La solución es simple: Palestina por siglos fue tierra de muchas etnias, entre ellas la judía. Pero el afán de acumular territorio e influencia, corrompe el espíritu y transforma a Israel (con el incondicional apoyo de los Estados Unidos, nación inundada de judíos con poder) en el Goliat que tanto denigran en las Escrituras.

No hay comentarios.: