jueves, enero 08, 2009

EL KAISER


Hace un mes atrás, cubriendo una actividad de los ministerios de educación, salud y Chiledeportes, tuve la oportunidad de entrevistar a Jaime Pizarro, en su calidad de director del estamento del deporte nacional. No pude evitar imaginarme hace más de 15 años atrás, teniendo la opción de estrechar la mano del Kaiser, uno de los grandes jugadores de fútbol que vio Chile, no sólo por su calidad profesional, sino como persona.

Si me preguntan quien fue mi ídolo deportivo de niño, no dudo en decir que Jaime Pizarro.

Se me vienen imágenes de la Copa América de 1987, donde fue puntal del subcampeonato. Obviamente, la Copa Libertadores de 1991, oportunidad en que fue capitán del Colo Colo campeón. El penal que en una madrugada de abril desequilibró la Recopa en favor del Cacique en 1992, con el dramatismo que implicó ese previo golpe en el palo.

Sin embargo, sobre todo, se destaca la corrección en el campo de juego; creo que debe haber sido expulsado muy pocas veces en su carrera, fui testigo de una de ellas. Si, en el Estadio Fiscal de Talca, 18 de septiembre de 1994, Rangers v/s Colo Colo. Eran años de vacas flacas para los albos, y los piducanos se encargaron de recordarlo con una ferrea oposición que dejó el marcador en blanco esa fría tarde.

No obstante, el referente de la impotencia colocolina fue Pizarro, que ante la arremetida por el costado de Mario "Chispa" Cruz, volante rojinegro, lanzó un feroz puntapié que lo hizo merecedor de la cartulina roja.

Con mi padre quedamos pasmados, no sólo por la patada (estábamos a unos 50 metros de foul), sino por el protagonista de la falta.

Sin embargo, se trató de un lunar en una carrera exitosísima, no sólo en Colo Colo, sino que también en Argentinos Juniors, Barcelona de Guayaquil, Universidad Autónoma de Nuevo León, Palestino y Universidad Católica.

Ese mediodía que conversé con él, en medio de protestas de empleados fiscales que amenazaban la realización del mundial femenino de fútbol, al final, le estreché la mano y en silencio le entregué mi aprecio de antaño. Pocos tienen la oportunidad de conocer a sus ídolos, aunque sean de juventud.

Foto Triunfo de La Nación, 10 de junio de 1991

1 comentario:

alerts dijo...

Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
fashion jewelry