jueves, enero 24, 2008

Radios AM: UN ESPECTRO OLVIDADO


Hoy por hoy las grandes batallas por el rating radial son avivadas por las grandes cadenas de la Frecuencia Modulada, llevándose buena parte de la audiencia y la torta publicitaria. Atrás quedaron los años dorados de la Amplitud Modulada, ama y señora de las comunicaciones a mediados del siglo XX.

Una tarde, por casualidad me encontré con la radio de Carabineros. Recién en ese momento se me ocurrió recorrer el dial AM como un modo de recordar años de infancia. Contrario a lo que muchos puedan pensar, la Amplitud Modulada sigue viva, se mantienen a flote antiguas estaciones y surgen nuevos proyectos. En el Gran Santiago transmiten 21 radios con una variada oferta programática.

En la parte informativa, y fieles a un estilo, se mantienen Agricultura, Santiago, Cooperativa, Carabineros de Chile, Nuevo Mundo y Portales. Hasta hace poco la Chilena entraba en este grupo, sin embargo tras su desaparición, radio Play FM (que compró las frecuencia en ambas bandas) transmite por el 660 tal vez a la espera de un nuevo proyecto.

La compañía y la entretención siempre fueron un estandarte de la AM; cultivando ese estilo siguen Monumental, Colo Colo, Progreso, Nacional, Panamericana y Yungay. En este tipo de estaciones es frecuente seguir encontrando programas de esoterismo y ayuda espiritual a la usanza del Príncipe Faruk.
Otro nicho bastante evidente es el de las emisoras de corte religioso, como es el caso de Santa maría de Guadalupe, Corporación, Nuevo Tiempo. A estas sumemos la infinidad de programas de corte cristiano que existen en otras radios.

Y por cierto, no nos olvidaremos de la radio hípica, Carrera.

La Amplitud Modulada sigue viva, con algunos próceres muertos en el camino como son el caso de Minería y Chilena, pero aún sirviendo de alternativa para lugares aislados o almas aburridas de los formatos modernos, menos cercanos. Porque si algo caracteriza a la AM es la pertenencia del locutor a la familia, al día a día, al almuerzo. Siempre con un dato para la feria, un chiste, un consejo, una fórmula milagrosa, un gol postrero.

miércoles, enero 23, 2008

ZORBA EL ENANO II


Anteriormente les contaba de la cantidad de representaciones ridículas que hicimos en video con mis camaradas en Talca. Justamente en esa oportunidad cité mi versión de Zorba el griego que hasta el día de hoy saca carcajadas.

En el marco de esta desclasificación de material audiovisual, les presento a Zorba el enano (1999) en exclusiva. Para mejorar el efecto hilarante agregué la música original con la que se hizo famoso Anthony Quinn. En el original bailo al ritmo de las palmas de mis amigos.

Esta performance era una de las tantas que solía realizar de vez en cuando.

Es breve, pero de lo bueno poco.

lunes, enero 21, 2008

REMEMBRANZAS TALQUINAS


Siempre le tuve un especial cariño a la calle 1 norte de Talca. La considero hermana fea de la 1 sur siempre atestada de tráfico a sol y sombra. La 1 norte, en cambio, mantiene un flujo calmo de vehículos y gente, permite transitar lentamente, desvanecerse en los pensamientos y soñar.

Solía hacerlo en soledad en ocasiones, abandonándome frente a construcciones añosas; recuerdo con bastante claridad la fachada del desaparecido diario "La Mañana", amenazado a viva voz una inevitable caída.

El verde primaveral y el viento otoñal se sienten distintos cuando se camina por la 1 norte. Casi al llegar a la 11 oriente (otro eje vial talquino de importancia) hay una tienda de ortopedia que siempre me hacía recordar un trozo del poema "Walking Around" de Pablo Neruda:

"Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias".

Siempre me deprimía a esa altura por la remembranza del poema o el aspecto del local con sucedáneos de humanidad.

Rumbo este, casi llegando al hospital, en la esquina surponiente, estaba la librería Mitzy, con un importante surtido de libros, discos, revistas y cassettes usados. Recuerdo que allí Osmar Mamedo encontró un ejemplar ilustrado de "Dr Mortis" y a su vez el clon del vendedor de comics de los Simpsons.

Hoy, en la mitad de Santiago deseo estar caminando por la 1 norte, también por la Diagonal Isidoro del Solar. Porque Talca es una ciudad calma y aletargada, paraíso para soñadores, melancólicos y solitarios. Nunca olvidaré el otoño talquino, un sol gris desapareciendo tras el cerro La Virgen mientras pisaba posas de agua en la acera.

Empecé hablando de la 1 norte y termino recogiendo recuerdos de toda la ciudad. No puedo dejar fuera al monumenmto en honor a Rómulo y Remo en la 2 sur, de la plaza frente a las escuelas concentradas, dónde según un mito un niño vivió años en la copa de un árbol. Los carros de los completos junto a la "Tía Rica", el local de El Rey, bautizado por Mamedo como los helados "porno". La decadencia de la 2 sur a medida que uno avanza al oriente.

Siento nostalgia de esos años de camaradería y hermandad, del enriquecimiento y decadencia simultáneo (una síntesis formidable, que duda cabe). Con rituales como reírse de la Casa Real o de un maniquí horripilante. Y los veo, amigos en un escenario casual llamado universidad, viviendo y riendo (si es que estos términos no son sinónimos).

Son diez años de aquello (esta humana manía de datar los recuerdos). Es la inasible lejanía de los años, el envejecimiento lo que me motiva, incita e inspira...

jueves, enero 17, 2008

COMO EN LOS TIEMPOS DE CUADRA


Gracia me produjo por decir lo menos la aparición de una foto tomada a una pantalla de televisón, en que se exhibía al volcán Llaima en erupción, pero que al costado da cuenta de la imagen de un niño. Según el autor de la foto, se dio cuenta sorprendido del "portento" cuando revisó la cámara digital para ver la calidad de lo captado. Según él no es un reflejo, ya que no había niños en la casa (cito a La Cuarta del 15 de enero de 2008, medio que difundió la noticia). Es decir, todos lo antribuyen a un fantasma o un ángel.

Se me vienen a la mente fenómenos similares como las apariciones de la Virgen de Villa Alemana, las oleadas de ovnis y amplia cobertura a fallecimientos de famosos (sin ir más lejos la parafernalia fúnebre de Julio Martínez). Siempre surgen en momentos críticos para los gobiernos, como una forma de alienar a la poblacion, usando la jerga de los exponentes de la Escuela de Frankfurt Teodoro Adorno y Max Horkheimer en sus estudio de la Industria Cultural.

Esto ya se comenzó a notar a mediados de los ochentas, cuando el secretario general de gobierno de Pinochet, Francisco Javier Cuadra colocó en la agenda noticiosa las apariciones marianas en Villa Alemana, elevando casi a los altaras al vidente Miguel Ángel. Lo gracioso es que aconteció en los momentos más álgidos de las protestas opositoras. Ya en democracia, durante la época en que estuvo detenido Pinochet y la crisis asiática derrumbaba la economía nacional, grandes oleadas de ovnis cubrían al país.

No es casualidad. Ni tampoco lo es la aparición de esta foto, que dicho sea de paso tiene un "olor a fraude"; ni siquiera parece trucada digitalmente, es un reflejo, nada más, ni nada menos.

Para ser sinceros, son varias las preocupaciones para la administración Bachelet, por lo que no me extraña. Buen bálsamo fue JM y su funeral seguido por las masas por televisión. Ahora esta manisfestación ectoplásmica. Habrá que afinar la cordura y el ojo, por que estas jugarretas pueden continuar.

miércoles, enero 16, 2008


LA SOCIEDAD DREAMING ENTERTAIMING

En colaboración con mi amigo Osmar Mamedo surgieron muchas ideas, que de manera muy escasa vieron la luz. Desde la nonata revista cultural "Fe de Erratas", hasta proyectos radiales anquilosados en el tiempo; recuerdo que teníamos una idea entorno a toda una línea musical y programática que alguna vez quisimos testear en la radio interna de la UTAL.

En alguna ocasión hicimos un espacio radial. Lo último que intentamos fue hace algunos meses bajo el nombre de Radio Raconto, un proyecto multimedial que aún podría rendir frutos en un futuro cercano.

Sin embargo, el trabajo mejor logrado por la sociedad Dreaming Entertaiming fue "Tabú", miniespacio en video dedicado a la sexualidad. Creo que lo hicimos como en una hora, entre el contenido y la encuesta con gente real, común y corriente. Osmar Mamedo fue el camarógrafo y yo las oficié de conductor y reportero del espacio bajo el nombre de Juan Carlos Piazzolla Menotti, caracterización del típico argentino chanta que vende la pomada en Chile.

Aunque la idea era buena, por esos años jamás tuvimos acceso a los medios para editar el material de manera que el elemento humorístico resultara.

martes, enero 15, 2008

EL CHICO JULIO



Como bien lo dijo Osmar Mamedo en alguno de sus comentarios, el Chico Julio fue una invención suya, jugando con la imaginación de todos aquellos nóveles estudiantes de derecho. Recuerdo que seriamente contaba el mito de un estudiante de ingeniería que había muerto no sé si en un mechoneo o tras caer de uno de los edificios de campus (eso ya lo aclarará él). Lo claro es que penaba en el bosque dónde se recibía tradicionalmente a los novatos y se organizaban las borracheras.

Pronto la voz empezó a correr por el curso, asumiéndose como una historia cierta. Era la época en que Osmar Mamedo dibujaba bastante; recuerdo que tenía una ilustraciones estilo Icarito en las que un niño explicaba las etapa en la generación de un pedo...

Cuando ya todos se dieron cuenta que la historia era más falsa que Judas, una escultura (en la foto) fue identificada por nosotros como el memorial del Chico Julio, con inauguración incluída. Tal vez fue una forma de asignarle validez al mito, un intento por internalizarlo entre los universitarios.

Creo que la voz se siguió pasando generación por generación, por que las mentes no lograron dar a la luz más historias, sólo interpretaciones legales y ansias de poder.

lunes, enero 14, 2008

“MI QUITO TIENE UN SOL GRANDE...


…y las noches estrelladas”. Atinada descripción en la canción “Romántico Quito Mío”. Cuando escucho esa melodía respiro neblina de medianoche, la imponencia del Pichincha, la vetustez y belleza de su casco antiguo… Mis sentidos infantiles lograron aprehender esa imagen cuando a principios de 1983 llegué a la capital del Ecuador.

En la foto aparezco durante esa época junto a mis padres y mi hermana con el Panecillo de fondo en el atrio de la Iglesia de San Francisco.

Transitar por el Quito antiguo es una verdadera lección de historia. Cada iglesia plagada de polvo húmedo, calles empedradas como García Moreno o Chile, la plaza Grande, el Palacio de Carondelet, el Guápulo, un cúmulo de retazos coloniales, independentistas y republicanos.

Siempre guardo en mi memoria cierta visita que hice a las mazmorras en las cuales fueron encarcelados y muertos los próceres de la independencia en 1809; en el lugar había muñecos de cera, cuyo brillo ocular daban cuenta de ansias de venganza.

También rememoro tardes en el parque La Carolina, desde dónde era posible ver en dirección sur a la distancia, el volcán Cotopaxi. Recuerdo las casas en que viví, en el sector la Mañosca, la Ciudad Jardín “La Y” (contiguo a la Plaza de Toros y al Aeropuerto, donde se me hizo costumbre tapar los oídos cada quince minutos por cada salida o llegada de aviones) o Carcelén, suburbio al sur de la ciudad.

En Quito permanecí tres años, hasta que nos mudamos a Ibarra, pero eso es otra historia...

"OYE OSAMIS..."



No voy a recurrir a los típicos sentimentalismos lacrimógenos tras el fallecimiento de alguien cercano. Sólo voy a decir que el suicidio del profesor Jorge Uribe Navarrete no me sorprendió; obviamente no se iba a ir de este mundo como cualquier hijo de vecino.

En la Escuela de Periodismo de la Usach, don Jorge destacó por su ejercicio de la profesión vivido a concho; eran recurrentes sus reminicencias como corresponsal de guerra, sus escapadas durante bombardeos, la ocasión en que junto Julio López Blanco rescató el cuerpo del camarógrafo de canal 13 que murió durante un tiroteo en Nicaragua. Igualmente son clásicas la entrevistas que le hizo al Ayatola Jomeini, a Saddam Hussein o Yasser Arafat.

Reconozco que se trató del único profesor con quien conversaba tras las clases, que cumplió el rol de adiestrador más que de maestro de fórmulas intangibles. Jamás se estresó por la entrega de un trabajo ni por tener las notas a tiempo. Disfrutaba haciendo sus clases, generalmente con escaso quorum, pero que a la larga eran más enriquecedoras.

Nihilista y ateo a rabiar, mujeriego, era aficionado a poner sobrenombres y burlarse sin piedad de todos. Incluso me bautizó en una clase de periodismo informativo como Osamis, a raíz de mi parecido con el líder de Al Qaeda.

Recuerdo que renunció en 2006 y se suponé que enfiló hacia Inglaterra con su pareja veinte años menor (viejo zorro).

Termino estas líneas agradeciendo el periodismo práctico que enseño, dando cuenta que lo "cara de raja" es fundamental en la profesión. Lo hizo todo a su manera, don Jorge, y eso siempre será valorado por quienes fuimos sus alumnos...

lunes, enero 07, 2008

BUSCANDO LA RADIO INFINITA



Corría 1997 cuando un amigo me comentó que cuando la radio Fantástica de Curicó apagaba los transmisores en la noche, uno podía captar la radio Infinita de Rancagua... Como decía Osmar Mamedo, el pueblo de Molina se caracterizaba por sus condiciones especiales para captar emisoras de lugares distantes; no en vano, se podía escuchar estaciones de Curicó, Talca y San Fernando con buena calidad.

Era sabido que la Infinita se autodefinía como la radio "para el adulto joven", con música de los sesentas, setentas y ochentas, un espectro musical que me encantaba y aún me encanta. Esa misma noche esperé que la Fantástica terminara de emitir su señal en 95.5 FM, para luego mover el sintonizador hasta el 95.7...

Increíble, en realidad se podía escuchar, en un 70%, pero se podía... Esa madrugada trasnoché con musica que en provincia no se programa; Me acuerdo que sonó "The year of the cat" de Al Stewart, "Valotte" de Julian Lennon y también un promocional con el tema central de la serie "Expedientes Secretos X". La audición era magnífica hasta que a las seis de la mañana todo se cortó con la bienvenida de radio Fantástica.

Como si se tratara de una emisión de onda corta, me debía conformar con una emisión de cinco horas en promedio, tiempo en que Fantástica esta fuera del aire. Recuerdo que era invierno, y que los días de lluvia y temporal la señal mejoraba bastante, seguramente por que el viento del norte empujaba las ondas.

Mantuve ese ruto hasta fines de 1998, cuando al fín radio Infinita puso una antena repetidora en Curicó. Sin embargo, "no me la llevé tan pelada". Infinita compró la frecuencia 91.5 que pertenecía a radio San José de Buenavista, cuyo dueño por alguna razón que desconozco, se negaba a dejar de transmitir. El punto es que durante meses hubo dos señales en la misma frecuencia... no podía ser mayor la mala suerte... Cada día afinaba los dedos para lograr captar la radio Infinita, menester en el que tomaba varios minutos. Por suerte el conflicto acabo a fines de 1999.

Ahora en Santiago sigo escuchando la misma radio, que aún mantiene su estilo con cambios mínimos y con un nuevo eslogan... "Para los que saben oír"...

jueves, enero 03, 2008

BUSCANDO MARCIANOS


Durante largos años dediqué mis horas de ocio, por lo general extensas en la juventud, a estudiar el fenómeno ovni (platillos voladores para el común de los mortales). Era el fin de milenio, y los temas ocultos estaban a la orden del día en los medios de comunicación. El tema extraterrestre no fue la excepción.

Tantos años dedicados a la ufología (cualquiera pensaría que es una ciencia que se estudia en las universidades) me hicieron un fanático conocedor, que en ocasiones se tragaba embustes de marca mayor... como los estrellamientos fraudulentos del ecuatoriano Jaime Rodríguez o las filmaciones de ovnis de su colega mexicano Jaime Mausán. A decir verdad, se había transformado en una religión, más aún luego de leer "Caballo de Troya 1, 2, 3..." (creo que va en el número 8) del español Juan José Benítez, libro en el que se expone la teoría de un Jesús extraterrestre. Una locura.

No obstante, la mayor cantidad de información la obtenía de la prensa escrita (aún mantengo un archivo de noticias de la década de los noventa) y, era que no, de programas radiales; el primer espacio que empecé a escuchar fue "Planeta Omega", de la radio Alfaomega de Curicó, espacio que tras la mudanza a radio Fantástica se llamaría luego "Planeta Fantástico" (qué original). Allí me comencé a familiarizar con la jerga ufológica, y de paso, a pedir material que los conductores me facilitaban de buena gana. Luego empezaría a escuchar espacios de emisoras santiaguinas, como "La Bailona" de radio Minería, "A la chilena en la Chilena" y "De la noche a la mañana en Cooperativa".

Lo agradable de estos programas es que los transmitían a altas horas de la madrugada, transformando los relatos de avistamientos y abducciones en verdaderos radioteatros para emocionarse y asustarse. En varias ocasiones la noche, el viento, la neblina tornaban en más sugestivo el relato.

Hubo muchas historias a lo largo de esos años que me entretuvieron gracias a la magia de la radio y la imaginación... por suerte grabé en cassette gran parte de esos espacios.

A continuación les presento uno de estos testimonios, un supuesto avistamiento de luces y seres en un cerro de Angol en febrero de 2001, dado a conocer la madrugada del 12 de abril de ese año en el programa "De la noche a la mañana" de Radio Cooperativa... Verdad o mentira, la historia es muy entretenida...