lunes, noviembre 17, 2008

SUDAMERICANO SUB 16 DE 1988


Gratos recuerdos guardo de esa versión del clasificatorio para el mundial de Fútbol para menores de 16 años. Ibarra, ciudad del norte del Ecuador fue la sede de tal evento, todo un privilegio para la importante colonia de chilenos residentes en la provincia de Imbabura; a nadie se le pasó por la mente que la Confederación Sudamericana de Fútbol elegiría a una ciudad tan pequeña y alejada del mapa futbolístico para albergar un torneo de tales magnitudes.

Por esos años contaba con 10 años, me alucinaba el balompié, y si más encima venía la selección de mi lejano país, era el mismo paraíso, aunque se tratase de un plantel menor.

Mi padre cumplía funciones de jefe de personal de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, con sede en Ibarra, posición que le ayudo a conformar toda una red de apoyo a la “Rojita”, que el 6 de octubre de 1988 pisaba la loza del Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito.

Una vez hospedados en el hotel Ajaví de Ibarra, la selección se aprestó a realizar su primer entrenamiento. Debo reconocer que la memoria tras veinte años es bastante frágil, por lo que tuve que recurrir a la escasa información de prensa de la época para refrescar las imágenes que aún dan vuelta huérfanas por mi cabeza.
Hecho este alcance, paso a relatar el resto de la historia.

El estadio de la universidad era bastante cómodo e íntimo para entrenar. Yo llegué a ese primer día de aclimatación, e incluso pude compartir con los muchachos de dicho combinado; para la posteridad, recuerdo la lista de seleccionados, Richard Ahumada, René Aránguiz, Luís Cerón, Jaime Cortés, Víctor Camilo, Frank Díaz, Rodrigo Gacitúa, Carlos Jorquera, Marcelo Jara (sí, el mismo que fue figura de la U. de Chile años después), Felipe Lira, Fernando Loyola, Carlos Martínez, Alfredo Oteíza, Francisco Pinto, Andrés Romero, Sergio Soto, Jorge Sepúlveda y Gonzalo Yáñez. El director técnico era el ex crack del 62, Mario Moreno.

Guardo en la memoria del primer entrenamiento que el utilero de plantel, el recordado y hace poco fallecido, Luís “Chamullo” Ampuero, curó una herida que tenía en un labio; para ser honesto, con tal gesto me sentí parte del plantel.

Chile quedó libre en la jornada inaugural en el flamante estadio Olímpico Ciudad de Ibarra, de no más de 10 mil espectadores. Sin embargo, mis hermanas me llevaron al día uno. Viernes 14 de octubre de 1988, triunfo de Brasil sobre Paraguay 2-0 en el preliminar y de Ecuador 1-0 sobre Venezuela en el de fondo, bajo una de las clásicas e intempestivas lluvias ibarreñas de media tarde.

El debut de la “Roja” fue a todo dar. Una enorme barra, con familias enteras buscando un pretexto para sentirse cerca de la patria y un rival que auguraba un festín. Mediodía del 16 de octubre, estadio lleno y un sol implacable en el sector poniente, eran el escenario del match entre Chile y Venezuela… nadie se equivocó, con dos tantos de Loyola, uno de Ahumada y otro de Jorquera, la selección goleó 4-0 a los llaneros. Algarabía total… disfonía generalizada y 90 minutos de viaje por el país lejano en medio de la coprolalia tradicional de la tierra. El posterior triunfo de Paraguay 2-1 sobre los locales fue una mera anécdota.

Todos esperamos hasta el 18 de octubre para el duelo con los locales, que traería más de algún conflicto en las tribunas. El preliminar puso la lápida a Venezuela tras la caída por 1-5 ante Brasil. Daba lo mismo, lo que importaba era Chile ante Ecuador (en la foto), con una entrada a la cancha inolvidable de los nacionales ante una selección anfitriona que se vio sobrepasada por un lunar rojo en las tribunas, enfervorizado y que gritaba por millones. Con goles de Pinto, Lira y Yáñez la “Roja” se puso en zona de clasificación con un triunfo de 3-1 que valió grandes elogios de la prensa al plantel de Moreno y una lluvia de frutas de estación a la barra nuestra; aún recuerdo a mi madre bombardeándolos con todo tipo de epítetos, como si se tratara de sandías y melones, simplemente a modo de defensa de la naranjas nada metafóricas.

La prudencia se asomó el 20 de octubre, fecha en que la escuadra nacional se enfrentaba a Brasil… creo que con ese match bajó el entusiasmo, por que los que llegamos al duelo final con Paraguay fuimos muy pocos. La verde amarella ganó 2-0, y acto seguido Paraguay derrotó a Venezuela… la última jornada definiría al acompañante de Brasil en el cuadrangular final.

El 22 de octubre fue una de las tantas fechas negras de fútbol chileno, (vaya novedad). Chile definía ante los guaraníes el paso a la otra ronda… fue un partido apretado, la “Roja” necesitaba un empate para clasificar. Hacia la mitad del segundo tiempo Paraguay ganaba 2-1, Jara autor del gol nacional. Faltaba poco cuando la albirroja cometió un penal en el arco norte, lo que hizo saltar a la ahora escuálida barra chilena. Lira se puso frente al balón… y en un clásico del fútbol nuestro, erró…

Desazón total… faltó muy poco para pasar… pero la historia pesa…

El torneo lo ganó Brasil, que junto a Argentina (que jugó en la sede de Cotacachi y Atuntaqui) y Paraguay, sacaron pasajes para el mundial de Escocia de 1989.

Fuera del magro resultado, el torneo sirvió para unir más a la colonia chilena, imaginarnos que íbamos al Estadio Santa Laura, o al Nacional, que las familias no estaban separadas, ni distanciadas, que no había muertos que llorar… El resultado final fue una clasificación con honores al torneo de la emoción y la melancolía. En eso si somos campeones.

4 comentarios:

carlos dijo...

hola. te cuento q soy chileno y tb vi ese torneo. yo vivía en ecuado en ese entonces. tenía 8 años, y tal como fue para tí, para mí tb fué muy especial. recuerdo q me pegaron un chicle en la cabeza por alentar a chile. jaja. saludos. no habia descubierto tu blog hasta hoy pese a buscar información de ese torneo hace mucho tiempo.

Violeta dijo...

Hola soy Ibarreña estaba buscando refrescar los recuerdos de cuando tenía 14 años y todos los extranjeros nos hacían suspirar, un acontecimiento como estos en una ciudad tan pequeña en la que no pasa nada y a esa edad... fue lo máximo. Me alegro de que esos recuerdos también sean especiales para un extranjero como tú y como Carlos. Un Abrazo.

Inacap dijo...

Que años esa seleccion jugaba en ese tiempo mi hermano capitan seleccion.
Tienes mas fotos relacionadas con ese SUDAMERICANO SUB 16 DE 1988
Saludos

Anónimo dijo...

Hola Rodrigo, mi nombre es Fernando Loyola. Acabo de ver una nota que hiciste hace años relativa a la participación de la sub 16 en Ibarra, Ecuador en 1988. Yo fui uno de los seleccionados y me pareció muy emocionante encontrar por casualidad en internet esa foto de la entrada de Chile y Ecuador al campo de juego. Esa síntesis perfecta de nuestro paso por el torneo, donde una vez mas merecimos pero no pudimos. Yo quería ir al mundial de Escocia. Era nuestro sueño y un penal nos privó de la alegría. Igual fue una enmienda experiencia, una de las mejores e mi vida. Saludos y gracias por el testimonio. Saludos