lunes, mayo 05, 2008

PAGANDO POR SUFRIR


Se trata de todo un fenómeno psico-sociológico el que nos guste sufrir; existen una serie de deportes, como el tenis, el hockey o ahora último el polo, en que Chile logra títulos mundiales y medallas, sin embargo, en esencia (salvo el tenis) se trata de esfuerzo ingente de aficionados que incluso ponen en juego sus recursos económicos por practicar las distintas disciplinas.

En cambio, el fútbol, el deporte con más adeptos en el país, se caracteriza por mediocridad, fracaso, decepción, pero extrañamente amplio apoyo económico, al menos a nivel de selección nacional.

Una paradoja inentendible, un sinsentido digno de Macondo que la Asociación de Fútbol Profesional cobre las entradas más caras de las eliminatorias por ver a un seleccionado que ni el mejor de los entrenadores puede mejorar (también se gasta millones en ello). No critico lo meramente económico, hay demanda, es lógico el precio. Lo que llama la atención es que existe expectación por un espectáculo pobre y que sólo trae consigo tristeza en la hinchada, deberíamos hablar de masoquismo masivo.

Y siguen pululando las escuelas de futbol en las poblaciones, siguen vendiendo un producto defectuoso, incluso cobran extra por tener partidos en vivo por televisión satelital... el Sernac debería fiscalizar la calidad del espectáculo deficiente de la selección, qué hablar del campeonato local. Se trata de un estafa.

La pregunta es: ¿Porqué se sigue invirtiendo en un deporte donde abunda la impericia, el conformismo, la falta de concentración... en suma falta de conceptos básicos?

Me juego por un afán de mantener a la gente preocupada de un deporte que entienden (no tiene gran ciencia) y pueden practicar en cualquier lugar e instante. Mal que mal, el hockey o el tenis necesitan implementos y canchas adecuadas.

Como se trata de una preocupación nacional, los avisadores se interesan, los sponsor también y se transforma en una gran inversión.

No obstante, no deja de extrañar la devoción popular por perder, por sufrir, por fracasar, como si la vida no fuese suficiente. Y que sigan pagando entrada por ello...

Para meditar, estimados lectores los defectos que deberían frenar la inversión... los argumentos son más que fundados...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bomba: Estoy absolutamente de acuerdo...si no, pregúntale a un Ohiggiano como yo plop