lunes, enero 14, 2008

"OYE OSAMIS..."



No voy a recurrir a los típicos sentimentalismos lacrimógenos tras el fallecimiento de alguien cercano. Sólo voy a decir que el suicidio del profesor Jorge Uribe Navarrete no me sorprendió; obviamente no se iba a ir de este mundo como cualquier hijo de vecino.

En la Escuela de Periodismo de la Usach, don Jorge destacó por su ejercicio de la profesión vivido a concho; eran recurrentes sus reminicencias como corresponsal de guerra, sus escapadas durante bombardeos, la ocasión en que junto Julio López Blanco rescató el cuerpo del camarógrafo de canal 13 que murió durante un tiroteo en Nicaragua. Igualmente son clásicas la entrevistas que le hizo al Ayatola Jomeini, a Saddam Hussein o Yasser Arafat.

Reconozco que se trató del único profesor con quien conversaba tras las clases, que cumplió el rol de adiestrador más que de maestro de fórmulas intangibles. Jamás se estresó por la entrega de un trabajo ni por tener las notas a tiempo. Disfrutaba haciendo sus clases, generalmente con escaso quorum, pero que a la larga eran más enriquecedoras.

Nihilista y ateo a rabiar, mujeriego, era aficionado a poner sobrenombres y burlarse sin piedad de todos. Incluso me bautizó en una clase de periodismo informativo como Osamis, a raíz de mi parecido con el líder de Al Qaeda.

Recuerdo que renunció en 2006 y se suponé que enfiló hacia Inglaterra con su pareja veinte años menor (viejo zorro).

Termino estas líneas agradeciendo el periodismo práctico que enseño, dando cuenta que lo "cara de raja" es fundamental en la profesión. Lo hizo todo a su manera, don Jorge, y eso siempre será valorado por quienes fuimos sus alumnos...

1 comentario:

Tony Zapatito dijo...

Harta la diferencia con esos periodistas que escriben desde sus escritorios con el culo apernado... Como el de don Hermógenes Pérez de Arce, Soledad Onetto, Jorge Díaz...