lunes, enero 07, 2008

BUSCANDO LA RADIO INFINITA



Corría 1997 cuando un amigo me comentó que cuando la radio Fantástica de Curicó apagaba los transmisores en la noche, uno podía captar la radio Infinita de Rancagua... Como decía Osmar Mamedo, el pueblo de Molina se caracterizaba por sus condiciones especiales para captar emisoras de lugares distantes; no en vano, se podía escuchar estaciones de Curicó, Talca y San Fernando con buena calidad.

Era sabido que la Infinita se autodefinía como la radio "para el adulto joven", con música de los sesentas, setentas y ochentas, un espectro musical que me encantaba y aún me encanta. Esa misma noche esperé que la Fantástica terminara de emitir su señal en 95.5 FM, para luego mover el sintonizador hasta el 95.7...

Increíble, en realidad se podía escuchar, en un 70%, pero se podía... Esa madrugada trasnoché con musica que en provincia no se programa; Me acuerdo que sonó "The year of the cat" de Al Stewart, "Valotte" de Julian Lennon y también un promocional con el tema central de la serie "Expedientes Secretos X". La audición era magnífica hasta que a las seis de la mañana todo se cortó con la bienvenida de radio Fantástica.

Como si se tratara de una emisión de onda corta, me debía conformar con una emisión de cinco horas en promedio, tiempo en que Fantástica esta fuera del aire. Recuerdo que era invierno, y que los días de lluvia y temporal la señal mejoraba bastante, seguramente por que el viento del norte empujaba las ondas.

Mantuve ese ruto hasta fines de 1998, cuando al fín radio Infinita puso una antena repetidora en Curicó. Sin embargo, "no me la llevé tan pelada". Infinita compró la frecuencia 91.5 que pertenecía a radio San José de Buenavista, cuyo dueño por alguna razón que desconozco, se negaba a dejar de transmitir. El punto es que durante meses hubo dos señales en la misma frecuencia... no podía ser mayor la mala suerte... Cada día afinaba los dedos para lograr captar la radio Infinita, menester en el que tomaba varios minutos. Por suerte el conflicto acabo a fines de 1999.

Ahora en Santiago sigo escuchando la misma radio, que aún mantiene su estilo con cambios mínimos y con un nuevo eslogan... "Para los que saben oír"...

2 comentarios:

Teodésico Coimbra dijo...

Una de las mejores radios que he escuchado, no pongo las manos al fuego de cómo funciona hoy pues no la he escuchado hace tiempo.
También recuerdo de cómo funcionaba en regiones y de las diferencias con la programación de Santiago cuando se estilaba retransmitir... No sé cómo es ahora...

Teodésico Coimbra dijo...

La canción se llama "Year of the cat"...