jueves, diciembre 27, 2007

UN TROZO DE HISTORIA


Navegando por internet me encontré con un especial de Emol con la portadas históricas de El Mercurio. Entre tantas imágenes me encontré con la del domingo 12 de marzo de 2006, un día después del cambio de mando en Valparaíso, durante el cual asumió el gobierno de la Nación Michelle Bachelet.

Observando con cuidado me di cuenta de que uno de los títulos y su lectura de foto (marcada en verde más arriba), los hice yo... se puede leer "Chile tiene su Primera Presidenta", junto con una instantánea del momento y una breve descripción de la escena...

 
Vaya, nuevamente me encuentro como partícipe de un trocito de historia, de forma anónima, pero presente al fin y al cabo...

Son pequeños gustos que a uno le da la vida, tal vez breves historias para contarle a mis hijos y nietos en un futuro...

miércoles, diciembre 26, 2007

MOLIIIIIIIIIIIIIIIIINA...


Siempre me ha llamado la atención la devoción del pueblo de Molina por la selección de fútbol; la ciudad se paraliza cuando en primavera comienzan las eliminatorias regionales, el estadio municipal se llena como nunca y la gente se une en torno a la camiseta azul.

Cuenta la historia que alguna vez Molina fue finalista de un nacional amateur, que en el plantel estuvo Hugo Rubio (a préstamo desde Talca), que se perdió con Santiago en el Estadio Santa Laura, etc.

No obstante, tengo en la mente la campaña de 1992, cuando se logró el campeonato regional y los pasajes para en nacional de Arica en enero de 1993. Pero mi memoria no guardó alguna jugada, alguna anécdota en la cancha, no señor. Lo que mi cabeza atesoró con cierta hilaridad era el himno ofical que se ocupaba para alentar al equipo: "Molina" de Creedence Clearwater Revival. A cualquiera le resultaría digno de García Márquez ver a huasos con chupallas y ojotas con suela de neumático saltando al ritmo de "Moli-i-i-i-na, where you goin to ? Moli-i-i-i-na, where you goin to ?" ... era entre folklórico y ridículo.

Durante la semana, una camioneta Chevrolet del año de la pera sacaba un altavoz y al ritmo de la mentada canción se invitaba a la gente a apoyar a la selección... supieran los Creedence hasta dónde llegó su canción...

El asunto es que parece que el himno trajo buena suerte ya que se le ganó la final regional a Cauquenes (acérrimo rival desde los sesenta) y con ello los pasajes para la fase final en el norte.

Como no se podía llevar al pueblo tan lejos, las radios locales mandaronn enviados especiales que dieron cuenta de una campaña bastante mediocre.

Sin embargo, desde ese año el tema de los Creedence se transformó en la banda sonora de la selección de fútbol de Molina.

jueves, diciembre 13, 2007

UN AÑO, UN SIGLO, UNA ETERNIDAD…


Hace un año estábamos en plenos preparativos para nuestro matrimonio, afinando los detalles para que fuese una celebración que recordáramos por siempre… Y así fue, con simpleza, sin grandes lujos y con todos (o casi todos) los que amamos…

Y debo reconocer que aunque en nuestros corazones llevamos casados mucho más tiempo, este año juntos ha sido maravilloso, en especial por la realización de una vida juntos; el hecho de que tus bellos ojos sean lo primero y lo último en ver cada día, la circunstancia de tenerte en cada momento de alegría y tristeza, de compartir cada paisaje, cada gota de lluvia, cada lágrima, cada caminata, incluso los copos de nieve que vinieron a embellecer el paisaje de por sí paradisíaco de nuestro hogar…

Has sabido soportar mi carácter, mis mañas, mi sentido del humor… me has levantado mil veces de caídas que habrían sido duras de soportar y superar… Mi Principessa, gracias por aceptar ser mi compañera en este año, durante este siglo, a través de la eternidad… gracias por dejar que siga siendo “el guardián de tus sueños de amor”, tal como dice nuestra canción… “Je te aime a mourir” te digo, je te aime tout la vie, mon petit princesse…

Y así será a lo largo del tiempo, sin importar el lugar en que estemos. Citando al Principito “Si alguien ama a una flor que es única entre millones y millones de estrellas, eso es suficiente para que ese alguien sea feliz cuando la mira y se diga: ‘Mi flor está ahí…’”… tú eres mi flor, mi Principessa, siempre lo has sido y siempre lo serás…

Sabes que cada día, cuando miro el edificio en construcción que se divisa desde nuestra casa, imagino nuestra vida reflejada en él; cada día un piso más, cada día más elaborado, más fuerte, más firme… la gran diferencia es que no alcanzara la altura de nuestro rascacielos, que cual torre de Babel, llegará a los confines mismos del cosmos… y obviamente, pronto comenzarán a surgir nuevas construcciones, pequeñas, parecidas a nosotros, que se elevarán con nosotros… te lo doy firmado

¡TE AMO MI PRINCIPESSA! ¡GRACIAS POR UN AÑO DE FELICIDAD, POR UN SIGLO DE AMOR, POR UNA ETERNIDAD JUNTOS!

Siempre, tu esposo, Rodrigo

miércoles, diciembre 05, 2007

EL RITUAL DE ANTAÑO


Eran mis tiempos de estudiante cuando cada 8 de diciembre se trasformaba en una jornada de recogimiento y recuerdo... no confunfir mi estado de introspección con la fiesta de la Inmaculada Concepción, era sólo un alcance de fecha...

El motivo de tal circunstancia era la conmemoración que realizaba del asesinato de John Lennon ocurrido en 1980; por esos días ya era un fanático total de los Beatles, así que el tributo al mártir musical era una fecha marcada en rojo en el calendario, que duda cabía.

Solía darle un toque distinto a dicho día; como se trataba de un feriado, tenía tiempo para hacer cuanta cosa se me ocurriera. Normalmente escuchaba música de los Fab Four, pero con la voz de Lennon, le ponía una cinta negra a un póster suyo que tenía en la pared... en eso me pasaba el día, como tratando de compensar mi lejanía del Central Park de Nueva York, del edificio Dakota, que cada 8 de diciembre se inunda de beatlemaniacos con guitarras, flores y fotos.

No obstante, el clímax llegaba en mi íntimo recordatorio a las 11 de la noche, hora a la que Mark David Chapman apretó el gatillo... reloj en mano esperaba que dara la hora para poner "Imagine"... se me venía a la mente la imagen de los lentes cayendo al suelo y la gente llorando la mañana siguiente...

Ya no hago ningún tributo, ni pongo música alusiva a él esa fecha... sin embargo, siempre el 8 de diciembre estará grabado en la mente como el día que murió un genio musical.

Parafraseando a Don McLean en "American Pie":

"I can’t remember if I cried
When I read about his widowed bride,
But something touched me deep inside
This day the music died".
John Winston Lennon, rest in peace...