miércoles, octubre 24, 2007

PERFIL DE UN PRESIDENTE FANTASMA


Mi fugaz paso de practicante en el diario El Mercurio ocurrió durante la segunda vuelta presidencial de 2006. Frenesí total durante el mes de campaña, incluso una interesada incertidumbre sobre quien sería el nuevo gobernante: Bachelet o Piñera.

Ya hubo locura para el primer debate, que fue visto por toda la plana mayor de Crónica, sumando al "Todopoderoso" Agustín Edwards...

Sin duda se trató de un ensayo para lo que sería la elección de 15 de enero; llegué en la tarde con una misión que podría resultar una espada de doble filo: junto con preparar reacciones y despachar material para un sinnúmero de medios extranjeros (me escucharon en radios de Argentina y Venezuela), debía preparar un perfil de Piñera en caso de ser electo. Por decisión editorial se la jugaron por diagramar y preparar un especial de Bachelet Presidenta a saber de las encuestas y el entusiasmo concertacionista. No obstante, debía existir un respaldo en caso de producirse un vuelco en apoyo ciudadano.

Me senté en computador y comencé a escribir lo que podría ser la tabla de salvación para el diario. Me lancé a hablar de su permanencia en Renovación Nacional, sus negocios y los hitos de la campaña... tentado estuve de citar el Piñeragate, pero esperé consultarlo con los editores.

Instintivamente me puse en al caso de que ganara el empresario de la derecha... pronto comencé a reír imaginando como sudarían la gota gorda quienes trabajan a medio tiempo. La sonrisa se desdibujó cuando me di cuenta que se me pediría aún más líneas...

Eran las 18.30 horas del 15 de enero de 2006 y el entonces subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil sube al estrado y da el primer cómputo... por suerte se dilucidó todo pronto: Bachelet ganaba la segunda vuelta y el sillón presidencial.

Aplausos entre los más izquierdosos, resignación entre los más momios, pero a la larga alivio entre todos. El trabajo, sin embargo, no bajó durante semanas a partir de ese momento.

En cuánto al perfil, quedó en el sistema como testigo de una realidad alterna, como recuerdo del periodismo más surrealista que me haya tocado hacer... pero ahí quedo, tan sólo como una posibilidad...

martes, octubre 02, 2007

ADIOS A MIS OBRAS COMPLETAS


Acabo de ver por enésima vez el gran film del director Curtis Hanson "Wonder Boys" (2000), protagonizado por Michael Douglas, Tobey McGuire y Robert Downey Jr. Hay muchos fragmentos memorables en esta historia de escritores fracasados e incomprendidos (nótese la autoreferencia), pero destaca el momento en que Crabtree (Downey) hace volar por accidente el original de una novela inconclusa de Grady Tripp (Douglas), manuscrito que es llevado por el viento hasta un enorme lago.

La escena tragicómica se asemeja a una desgracia que me ocurrió hace más de cuatro años; tuve la manía de transcribir mis cuentos en una agenda del año 1998. Eran varias páginas con lo más granado de mi creación literaria, un libraco que se podría llamar mis obras completas.

En cierta oportunidad mi amigo personal y testigo en mi matrimonio Abst3mio las pidió para leerlas; hago el alcance que mi contertulio era bastante autoflagelante, por lo que disfrutaba con mis creaciones sombrías.

Una noche me llamó a la casa de mis padres en Molina con voz de angustia y desasosiego; mientras paseaba con su polola por el Parque de Los Reyes, fue asaltado. El botín para los antisociales fue la mochila de mi amigo, que contenía a saber un ejemplar de "El lobo estepario" de Hermann Hesse, un teléfono celular y mis manuscritos.

Tardó unos segundos en tomar aire y contarme... Abst3mio no contó, sin embargo, con mi carcajada; no sé porque me dio risa, tal vez por la angustia de mi interlocutor telefónico. El tema es que ante mi hilaridad me dijo "no te ríai, si es serio".

Pasé varios minutos tratando de convencerlo de que no tenía importancia. En definitiva, como Grady Tripp, lo tomé como una señal, como un "Just like starting over", parafraseando a John Lennon.