lunes, diciembre 17, 2007

UNA ORQUESTA SUI GÉNERIS


Debo reconocer que el primer álbum imprescindible para mí fue "Discovery", de Electric Light Orchestra (1979)... gracioso que mientras todo el mundo disfrutaba con otro tipo de música, ya me extasiaba con discos editados cuando recién nacía...

En 1994 era muy asiduo a la casa de un amigo que contaba con un reproductor de cds (un lujo por esos años), aunque su stock de discos era bastante limitado. Entre ellos había uno que jamás tomamos en cuenta creyendo que contenía temas orquestados estilo Ray Conniff (confieso que yo pensé eso). Un día, como humorada le dije que pusiera la placa... bastaron dos tracks para quedar estupefacto; reconocí "Confusion", luego un clasicazo como "Last train to London" (tema con matices disco)... Creo que no esperé hasta el otro día para que me lo pasara a cassette, me encanté de inmediato con el registro.

En casa me dediqué a escuchar con tranquilidad los nueve temas de la banda inglesa que supo amalgamar el rock más puro de los setentas con arreglos sinfónicos, responsabilidad creativa de Jeff Lynne. Pronto se transformó en mi álbum de cabecera, en especial baladas como "Need her love", "Midnight Blue" y "Wishing" (el solo de piano aún me eriza los pelos)... Igualmente asimilé los temas que cité parrafos atrás...

ELO no era muy masivo en esos días, así que era un placer para expertos, melodías reconocibles para oídos entrenados... un deleite.

Sin duda fue el primer álbum que guardé en el baúl de la memoria musical (tan importante para la raza de los melómanos) y que marcó de forma indeleble mi adolescencia...

Un buen ejercicio éste de recordar grandes álbumes de mi existencia... vale la pena empezar una saga...

1 comentario:

Teodésico Coimbra dijo...

buena música y recuerdos! cómo no acordarse de la imagen del chiquis arriba de una nube tocando el arpa en "livin' thing"