viernes, noviembre 02, 2007

EN HONOR AL CHIQUIS


"No hay guatón que no sea güena gente, ni pelao que sea sin vergüenza" reza una canción popular de Tito Fernández, el Temucano. Frase que por estos días calza a la perfección para nuestro estimado amigo el Chiquis; gordo ya era desde lo conocimos en la Universidad de Talca. La calvicie, no obstante, es un mal que lo viene a afectar ahora.

De buena gana aceptó nuestras chanzas durante los años que permanecimos en la Escuela de Derecho. Siempre con una sonrisa permanente (ora alegre, ora nerviosa), característica de este hijo ilustre de Cauquenes, triple de Don Francisco.

Anécdotas sobran... Cómo olvidar la ocasión en que Osmar Mamedo introdujo un tubo de pvc en la sala en que el Chiquis escuchaba atentamente una clase de Derecho procesal. Una vez que pedazo de plástico avanzó lo suficiente, Osmar hizó un resonante ruido de chancho que provocó una carcajada en la concurrencia y la ira de nuestro fiel compañero. Luego alegaría contra Mamedo que esas bromas "se hacen entre nos", a lo que Osmar contestó "entre Nos y San Bernardo".

También se nos ocurrió decir que era cubano, que había nacido en Camaguey, y que su real nombre era Chiquisbedto Abarzúa Vaca. Yo creo que eso obedeció a su parecido con Pachuco de la Cubanacán.
Otro elemento destacable de su personalidad era la preocupación excesiva por asuntos que no lo eran; sin ir más lejos, en una ocasión se estresó en demasía a raíz de nuestro gritos a un profesor desde fuera de una sala. Ilusamente pensó que lo regañarían por tener amistad con los desordenados.

Sin embargo, el Chiquis calmaba las angustias y el nerviosismo comiendo... recuerdo muy bien cuando antes de dar una prueba solemne de Historia del Derecho se tragó un par de completos bien sustanciosos del Establo (nótese que no se trata de una ironía). Parece que hizo efecto, ya que fue de los pocos que sacó un azul.

En un tono más personal, solíamos bromear con la rivalidad entre Cauquenes y Molina, obviamente con constantes arrebatos coprolálicos y descalificaciones gratuitas. También lo catalogaba de bueno para perturbarse, en clara alusión al onanismo.

Hoy por hoy el Chiquis lucha por terminar la carrera que empezó hace casi diez años... siempre con un completo en la mano y entonando la canción de Chichi Peralta "El bistec está algo tibio, el completo está algo tibio, no me gusta el especial, eso dirían los demás..."

1 comentario:

Teodésico Coimbra dijo...

jajajjaja qué reseña más precisa sobre el chiquis, ajajjaja..y ojo, ya se viene el blog de él...

como dices, las anécdotas sobran