miércoles, agosto 29, 2007

LOS IMPRESENTABLES


Mi paso fugaz por la música tuvo a los Impresentables como vehículo. Era el segundo año en la escuela de periodismo de la Usach el momento en que surgió esta idea tan efímera como los Travelling Wilburys de George Harrison, Bob Dylan, Roy Orbison, Jeff Lynne y Tom Petty.

La formación original estaba conformada por Abst3mio en voz, Frodo en Guitarra, Marko en bajo, la Insalubre en batería y yo en teclados.

La idea surgió 2002 (primer año de la carrera) en que nos juntamos para realizar una suerte de memoria sobre la influencia del rock; junto con el contenido del trabajo, habría una contextualización musical con temas por década. A saber, interpretamos fragmentos de “Hey Jude” de los Beatles, “Smoke on the water” de Deep Purple, “The Final countdown” de Europe y “Creep” de Radiohead. Para graficar el efecto en Chile hicimos una breve performance de “La voz de los ochenta” de los Prisioneros.

Dicha presentación la hicimos a finales de 2002, casi coincidente con la semana de la escuela de periodismo.
La organización nos pidió tocar los mismos temas… y lo hicimos sin un nombre oficial. En esa época no teníamos baterista pero si otro guitarrista, el Guatón López.

En 2003 decidimos volver a juntarnos, ahora sin el Guatón y con la Insalubre como drummer. El resultado fue los Impresentables.

Para esta experiencia queríamos dejar los covers y tener nustras propias creaciones. Así surgieron temas de nuestra autoría; yo colaboré con “En el patio de los pintores” y “Mi princesa y el tiempo” (dedicada a mi esposa). Frodo nos entregó “Destierro infernal”. Con Marko compusimos “Adultos perdidos”, inspirada en la página de la Policía de Investigaciones que busca personas extraviadas.

Con estas creaciones nos presentamos el 28 de noviembre de 2003 en Sherwood, patio de la escuela, tal como se ilustra en la instantánea tomada por Andrea Medina durante el show.

Habíamos realizado una serie de ensayos en una sala de calle Serrano, así que los temas estaban sabidos.
Fue el debut y el final, como pasó con los Traveling Wilburys… fue un gustito que me di, como tantos de otros. Fue la oportunidad de sentirme un rockstar… a pequeña escala…

1 comentario:

Exma. Sociedad Del Ocio (En Colaboración) dijo...

esa banda se podría haber llamado "abstemio y los 4 enanitos", ¡putas que son chicos los weones! já.

nota de la redacción: nunca entendí -ni me inportó- el porqué el frame te hueveaba tanto con este tópico si el andaba por las misma o peor... chistoso, a la luz de los años...