lunes, junio 25, 2007

RADIO NIGHTS



Cada noche de fin de semana, cuando espero la hora en punto para dar el boletín de noticias en la radio, se me viene a la mente la carátula del álbum "The nightfly" de Donald Fagen... es como si me pusiera lentes oscuros, me olvidara de la existencia del sistema computacional que mezcla la música y el controlador que vigila el proceso... desaparecen los cables de la mesa, sólo recuero a mi corazón y el influjo de las canciones que fluyen del tornamesa frente a mí... discurro en torno al caos que puede provocar oir "Revolution" de Los Beatles o la pasión que inspira "Nights in white satin" de Los Moody Blues.

El micrófono es el único ente con quien acepto discutir, que sirve de feedback a la hora en que sólo los rondines, los delincuentes, los panaderos y las imprentas me escuchan, se acompañan con palabras tal vez incomprensibles pero necesarias en una madrugada solitaria.

La parrilla prográmatica para cumplir con los compromisos comerciales con los sellos musicales no importan, están los discos para incrementar la tensión discursiva con el micrófono... me olvidó de la hora, del clima... solo estrujo mi alma, la rozo con la superficie ora suave, ora áspera de una melodía... "no es tiempo para románticos" decía la vendedora de artículos pornógraficos a Amélie en cierta película.

2,59, hora del boletín... despierto, Sergio me da el "vamos" tras el vidrio... noticias nacionales, del mundo, curiosas... y mi corazón entre en coma hasta una hora más...

1 comentario:

Exma. Sociedad Del Ocio (En Colaboración) dijo...

Puedo decir que tengo suerte y que cuento con el vinilo de Fagen y, que sin ir más lejos, iré a ver a Steely Dan (o lo que de ellos queda) el 17 de julio al festival de jazz. Bueno, para quien no lo sabe, Fagen era el líder de esa agrupación... ¡Ja! Me encanta esa "Rikki don't lose that number".
Bien, allí en el sobre de papel mantequilla del interior se puede leer las motivaciones de Fagen al hacer el disco que tuvo dos grandes éxitos: "I.G.Y." y "New frontier" aunque todo el disco es bueno y rescatable. Es una buena mezcla; a los ortodoxos musicales no les gustará pero en fin, a ellos no les gusta nada... Tal vez Pink Floyd, aunque no saben un pito de inglés.
Dice Fagen más o menos así: "Me imagino en una ciudad de los años 50 escuchando de noche la radio... A todo eso que también viví, aquí le va mi homenaje".
Lamento decir que las palabras de Fagen son las que yo recuerdo y que leí hace tiempo atrás...

No hay nada como estar solo y dejarse acompañar por la radio. Fue un rito sagrado para mí cuando yo no tenía ni 13 años... Sí, podemos decir que es nostalgia... ¿Quién no recuerda el cierre de la radio Carolina y la versión de 20 y tantos minutos de "Get ready"? Jajaja... Pensar que me trasnoché sólo para andar cazando detalles que se han perdido con el tiempo...